La revolución educacional que no fue

i_769_ndice.jpg

Ya hace varios años que las políticas educacionales tienen un lugar central en las cuentas públicas de los 21 de mayo. Difícil encontrar un discurso en el cual este tema no haya ocupado un espacio privilegiado. Si sumamos a esta trayectoria la situación actual de la educación chilena, que requiere más que nunca políticas consistentes pero también abordar pendientes para dar un salto en calidad y equidad, las expectativas puestas en este tema son altas en un día como hoy.

Este año claramente ha significado un quiebre en esa tendencia. La educación tuvo un lugar secundario en un Mensaje-Presidencial-21-de-Mayo-2011.pdf que privilegió el balance por sobre nuevas promesas (lo que no necesariamente está mal). Se puso énfasis en el cumplimiento de algunos compromisos de campaña (como los Liceos de Excelencia y el aumento de las evaluaciones SIMCE), se relevaron iniciativas más bien cosméticas como el “contrato de honor” con las familias  y se destacó una vez más el eficiente proceso de reconstrucción y normalización de escuelas post terremoto. Junto con esto, con una amplia falta de rigurosidad , se asociaron estos esfuerzos al mejoramiento de los resultados de aprendizaje que han mostrado las pruebas nacionales en el último tiempo.

¿Por qué un discurso tan pobre en educación?. Mi interpretación es que este gobierno ya dio por hecha su tarea en este ámbito, al menos en lo que se refiere a educación regular. No por nada se afirma que “ya cambiamos la educación básica y media, ahora es el momento de la educación superior”. La modernización del estatuto docente (Ley de calidad y equidad), la creación de un Sistema de Aseguramiento de la Calidad (que en realidad se diseña en el gobierno de Bachelet) y la instalación de la Beca Vocación de Profesor, son los principales caballos de batalla para defender esta afirmación. No desconozco ninguna de estas medidas. Son todas importantes y valorables, sobre todo si consideramos el corto período que este gobierno lleva en el poder. Ese no es el punto. El tema es que se trata de reformas parciales, que en ningún caso representan la revolución de la que tanto se nos ha hablado. Y este gobierno ha prometido mucho más en educación. Veamos algunos ejemplos de estos pendientes.

En primer lugar, en su campaña Sebastián Piñera prometió el salto más importante en la historia del financiamiento educacional, duplicando la subvención al 2018. Nada se ha dicho de cómo se alcanzará esta importante meta, ni en este discurso ni en el del año pasado. Mejorar el sistema de financiamiento, aumentando la subvención escolar preferencial (proyecto que no ha sido aprobado en el congreso) y ampliando la subvención general es un paso fundamental para nuestro sistema escolar.

Por otra parte, la evidencia internacional indica que luego del nivel socioeconómico, el factor docente es el más importante para explicar la calidad de los aprendizajes. Por cierto que renovar la planta docente e incentivar a buenos estudiantes para que estudien pedagogía es un paso adelante. Pero el desafío principal, político y técnico, está en los 180.000 docentes que hoy ejercen en nuestro sistema escolar. Y en este segmento, el más crítico para mejorar nuestra educación, no hay ninguna política relevante, excepto la ampliación de algunos incentivos de desempeño (como la asignación de excelencia pedagógica). El propio gobierno firmó un acuerdo político para proponer una nueva carrera docente a comienzos del 2012. Nada de esto se escuchó en el discurso. 

La omisión más grave es, en mi opinión, la educación secundaria. Los liceos de excelencia, política emblemática de este gobierno, además de ser cuestionada por ser una nueva medida pro segregación en nuestro sistema, no cubre a más del 3% de la matrícula de educación media. Nada se ha dicho, ya en un año de administración, de cuál es la política educativa para este nivel escolar y, sobre todo, cómo se fortalecerá la modalidad que hoy concentra al 70% de los jóvenes vulnerables: la educación secundaria técnico – profesional. 

Por último, tampoco se aborda en esta cuenta pública el desafío más importante para combatir la inequidad de nuestro sistema: el fortalecimiento de la educación pública. A pesar de estar incluido también en el acuerdo político firmado en enero, no se hace ni siquiera mención al proyecto de ley que el gobierno debe enviar al congreso en el segundo semestre de este año. A pesar de que para parte importante de la derecha política en Chile lo mejor sería terminar con la educación pública, lo cierto es que hoy en sus aulas estudian cerca del 75% de los niños y jóvenes más desaventajados socialmente. La educación pública, por lo mismo, requiere un ajuste institucional y un apoyo financiero especial. 

Cuatro ejemplos que ayudan a entender por qué no es posible hablar de revolución educativa en Chile. Ni siquiera de reforma. Con educación superior la historia no debiera ser muy distinta: un par de cambios institucionales (como la creación de una subsecretaría) y la introducción de más mercado (modificación del aporte fiscal indirecto) serán presentados como parte de una nueva revolución, cuando a todas luces en este sector es urgente un cambio estructural en el sistema de financiamiento y la creación de un sistema de aseguramiento de la calidad que impida que siga imponiéndose el mercado por sobre el derecho de los estudiantes.

La educación chilena ha avanzado sustantivamente en los últimos años. El mejoramiento en los resultados de aprendizaje en las pruebas PISA y SIMCE así lo demuestran. Nuestro sistema escolar tiene otra cara. Más que nunca es necesario entonces perseverar con políticas educativas que generen mejores condiciones y capacidades en la base del sistema escolar. Los pendientes son muchos y es desafío de todos presionar para que sean abordados seriamente. Contribuyamos todos a que la cuenta pública del próximo año ponga nuevamente a la educación en el lugar que se merece.   

|

Comentarios

Hi there, i read your blog occasionally and i own a similar one and i was just wondering if you get a lot of spam remarks? If so how do you protect against it, any plugin or anything you can recommend? I get so much lately it's driving me mad so any support is very much appreciated.
Responder
Its not my first time to pay a quick visit this web page, i am visiting this website dailly and take fastidious information from here all the time.
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar